jueves, 8 de mayo de 2008

Cuba a la cabeza mundial de investigación en vacuna Meningo B





Vacunas no polisacáridos un contra el Meningococo del grupo B.

Vacuna vesicular

Una gran epidemia de meningococo B, en la década de 1970-1980, obligó a las autoridades sanitarias de Norway a utilizar la vacunación como medio de prevención. Finalmente entre 1988-1991 un estudio (2) controlado con placebo y una vacuna consistente en la membrana externa completa mostró una eficacia del 50 y 7% contra la cepa epidémica B:15:P1:7.16 en niños de edad escolar. El método fue criticado, y la eficacia fue considerada muy baja para justificar el uso comercial del producto.


Vacunas basadas en la membrana proteica externa (tipo cubana).

El Instituto Finlay en la Habana, ha manufacturado una vacuna bivalente en la cual al polisacárido C se le adiciona una mezcla de alto peso molecular de proteínas de la membrana externa y proteoliposomas para aumentar la producción de anticuerpos (21, 22). Esta vacuna es licenciada en 20 países, ha sido usada especialmente en América Latina. Un estudio a doble ciego (21) en Cuba entre niños escolares de 10-14 años de edad mostró una eficacia del 81%. Este hallazgo es importante dato que es la primera vez que se demuestra que aumentando los anticuerpos con antígenos no capsulares se puede prevenir la enfermedad meningococcica. Bastante buena protección en niños mayores ha sido demostrada en otros estudios, aunque en niños pequeños la información es aún escasa. Un estudio realizado en Sao Paulo (5) estimó 47% de protección entre las edades de 24-47 meses, pero sorpresivamente, un efecto negativo de 37% en niños mayores de dos años. Otro estudio en Río de Janeiro (14) mostró una eficacia del 41-47% en niños de 6-23 meses. Sin embargo la metodología usada fue muy criticada.

El impacto de la vacunación fue investigado entre niños menores de seis meses en Holguin, Cuba. La vacuna fue responsable de una reducción del 80- 98% de la enfermedad por meningococo B, sin embargo hay que mencionar que esta vacuna no protege contra otras cepas heterólogas. La vacuna fue efectiva en Brasil quizás porque la principal cepa epidémica es la misma que en Cuba.

Los resultados serológicos han producido frustración ya que no es claro que los anticuerpos correlacionen con la protección clínica. Estudios de inmunogenicidad realizados en Islandia (3, 18) en adultos no muestran mayores diferencias entre la vacuna Noruega y cubana. Por otro lado sólo 13% de los niños menores de 2 años en Sao Paulo desarrollaron anticuerpos bactericidas contra 48% de los niños mayores de dos años. Los hallazgos con la vacuna Noruega sugieren que dando tres dosis, en vez de las dos dosis recomendada para la vacuna cubana, se induce una mejor producción de anticuerpos bactericidas y se puede ensanchar el espectro hacia cepas heterólogas.

Las reacciones adversas han sido estudiadas con la vacuna cubana, de 16,700 personas vacunadas en su mayoría mayores de cuatro años, el dolor local fue observado en el 62% y reacciones generales atribuibles a la vacuna en 4.3%. No se detectaron reacciones adversas severas.


3 comentarios:

kanif dijo...

¡VIVA CUBA LIBRE! ¡VIVA LA REVOLUCIÓN!

sonia dijo...

Dejé mi corazón en un faro de CUba.
Vivo de milagro.
Cuba brillando, entre palomas negras.

Un abrazo Kanif.

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Contribuyentes