viernes, 13 de junio de 2008

La huelga es mala, malísima



Voy al supermercado.
A la gente no le gustan los pomelos, ni las sandías ni los pimientos verdes.
Una señora me dice:" Qué pena, verdad usted " yo estoy riéndome y no puedo evitar decirle, que esa situación me hace gracia.
Y la verdad ver los estantes vacíos, me llena de una inmensa alegría de una cierta forma.
Una niña llora desesperadamente porque no hay un chocolate que le gusta.
Veo que las cajeras, están limpiando estantes vacíos, baldas...otras cajeras están hablando de los trabajadores del trasporte, que si tienen razón que la huelga es un derecho, que los sindicatos ya no son lo que era, que la gente está intentando cambiar algo...que todo está muy caro: "los pisos es una vergüenza, el precio de las Residencias para los ancianos..es que....dime tú!"

No había visto nunca hablar de estos temas en el super, sólo del tiempo, de las fresas, de los cupones descuento y de que el pollo estaba de oferta.

Las huelgas son malas, malísimas... hacen que empecemos a pensar, a hablar entre nosotros.
Es peligroso que la gente vaya a la huelga,hable de los precios, de la forma de protestar, que critique a los sindicatos...; hay que volver a hablar del tiempo !cómo sea!

5 comentarios:

kanif dijo...

Yo,desde hace unos meses,pienso seriamente que lo que esta sociedad necesita es una revolución. Sí, de las de verdad, con asalto a los palacios, los bancos, y los munisterios. Y no descarto la sangre. Y luego me escandalizo, me arrepiento, y pienso en el diálogo... pero nos han engañado tantas veces con el diálogo...

sonia dijo...

El diálogo es: bla, bla, bla, bla...;-)
Un abrazo.

M i K e L dijo...

Sí eso, es mejor el asalto a los bancos, la quema pública de los aristócratas, el fusilamiento de los que derrochan lo que otros no tienen. O es mejor aún, el socialismo ese utópico donde todos tienen lo que necesitan y nada más para no tener tentaciones de llenar la hucha. Uno de los grandes gurús de la economía aseguró hace unas semanas que la culpa de la crisis no está en el petróleo, ni en los cereales sino que la tienen al 100% los bancos, que se han acostumbrado a ganar dinero a espuertas y ahora no pueden ni quieren parar, y así son ellos los que especulan, los que hacen que suban y bajen el precio del dinero, el euribor y la madre que lo parió. Y como detrás de los bancos suelen estar los judios igual llegamos a la conclusión de que hay que repetir algo que se hizo hace 60 años. Y así ad infinitum.

javi dijo...

El socialismo, como la caridad, que bien entendida tiene que empezar por uno mismo.

" A la huelga cien,
a la huelga mil,
yo por ellos padre,
y ellos por mi "

Utopía ????

sonia dijo...

!qué bonito refrán!

Contribuyentes