miércoles, 20 de octubre de 2010

Un cuento


Un león se comió a su domador,
un niño se tragó un cuento,
y una mujer un anillo.

El león murió de un tiro, que atravesó el corazón del domador.
El niño mató a un dragón, besó a una bruja y no creció más.

La mujer comió ciruelas,
compró un billete a muy lejos,
y fue feliz como perdiz.

Colorín, colorado.

2 comentarios:

gangas dijo...

El eco revolotea hueco,
en cada esquina vacía,
sudo,
grito
mudo silencio,
mudo.
No hay sombra en las aceras,
ni sol al mediodía.
Eco, mudo,
Mudo, eco.
Una mañana de luz,
llegará un día,
que se vista de blanco terciopelo,
como un niño nacido
un niño bueno.
Y todo lleno,
de luz,
todo lleno.


Precioso poema

Un abrazo Sonia

sonia dijo...

Gracias querido Gangas.
Me alegro que te guste, para eso lo hago.
Un abrazo Muy, muy Fuerte.

Contribuyentes