viernes, 27 de marzo de 2009


Me gusta L.Cohen, con su voz elegante decir: Aleluya!.
Me gusta en la biblioteca cuando los lápices antes de caer al suelo quedan suspendidos en el aire , elegantes para no hacer ruido.
Me gusta el silencio, esos momentos buscados en las calles los Domingos, donde no se escucha nada...nada..ni los aforismos de las piedras, ni los cuchicheos de las beatas, ni los crepitantes en los pulmones de hombres que hace cola en los desayunos de las Siervas.
Un lujo el silencio, en estos tiempos de crisis.
"Shhhh! calle un poco López, calle un poco...
Shhhhhh!"

5 comentarios:

o dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Iñaki Murua dijo...

Me gusta Leonard Cohen... pero el silencio forzado de las bibliotecas me suele agobiar. ¡Y es que hay veces en que hasta el silencio desafina!

sonia dijo...

me encanta ver ,Iñaki , como sale vuestro corazón poeta, ahora el tuyo en armonía ;-)

kanif dijo...

Cohen me parece una voz grabe que canta obviedades que, a menudo, no son ni suyas.

Contribuyentes