martes, 3 de marzo de 2009


A veces,
solo a veces,
pienso si seré terrorista.
Si entre sueños haré y desharé, y luego una amnesia me borra, me olvida de mi propio olvido, y nada sé.
A veces,
solo a veces,
pienso si tendrán razón,
si perteneceré a un grupo terrorista, miro a mi alrededor, amigos compañeros, familia
¿serán ellos terroristas también, sospechosos, violentos?
A veces,
solo a veces,
pienso que duermo ya en una litera dura, en un jergón de una celda,
!ya llegué!
! Todo llega!
Jaén, Herrera, Al Lama, Burgos.
A veces, pienso que soy terrorista y ni me acuerdo.
Una amnesia como una gran losa, me cae encima .
La duda.

15 comentarios:

el jukebox dijo...

Tranqui, mujer, si eso nos pasa a todos. Si la ley fuera como la religión, que basta con tener malos pensamientos para condenarte, algunos llevaríamos años haciendo calceta en Soto del Real.

Rafa dijo...

¡Cuántos días Sonia!! ¿Todo bien?Algunos terroristas gozan de muy buena prensa y renombre, y de una impunidad incomprensible para cualquier persona decente de este planeta. Gana y pierden elecciones, imparten doctrina desde aulas universitarias, cobran dinerales por dar estúpidas conferencias llenas de idioteces para gente de perfil muy poco exigente. Suelen morir en confortables lechos con honores de Estado, por causa natural. Y se autoproclaman "demócratas" porque les legitiman millones de votos de imbéciles ignorantes.

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sonia dijo...

Pues sí Rafa.
Eso que dices es bien cierto.QUé pocas veces provocan esperanza esas gentes demócratas y en cambio cuantas incertidumbres...cuando se reunen, y sonríen en esas ruedas de prensa y fotos oficiales.
Generalmente esas sonrisas y apretones se traducen por guerras.

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rafa dijo...

Para Io: Antes que nada, mis disculpas a cualquiera que se haya sentido ofendido por mi tono, es el tono de la impotencia ante lo que se nos viene encima, y en momentos de ofuscación esto es lo más suave que se me pasa por la cabeza. Pensarás Io, que hablo sin respeto por el prójimo, pero en mi escala de valores el respeto no es gratuito, es algo que se gana por cómo se es y se está, como se piensa y actúa, y por ejemplo, un tipo como Aznar, o cualquiera que lo considere un tipo respetable, no se merece mi respeto. Si por eso entiendes que soy elitista, quizá lo sea para tí, pero no lo comparto. Es más bien una postura ética, moral incluso.
Io, si a estas alturas crees que vives en una "Democracia", allá tú. Mi pregunta es: ¿Cómo una persona honrada y mínimamente inteligente puede votar y legitimar a un mediocre anormal como Aznar, ese chulo falagista mal disimulado? Por ejemplo. O a un superficial demagogo de bonitos ojos como ZP.
Veo cada día a muchos individuos que no deberían tener derecho al voto, así de radical te lo digo: racistas, supremacistas, apóstoles del choque de civilizaciones, integristas religiosos y de la nación, ultraliberales darwinistas, halcones militaristas, fanáticos del mercado... la lista es enorme. Es demasiado importante lo que nos jugamos en cada elección como para dejar el futuro de una sociedad entera a merced del capricho de gente que no tiene ni puta idea de lo que realmente está votando -ni le importa en realidad- o todo lo contrario, que sabe perfectamente lo que vota, y está votando a fascistas declarados como ocurre en la Europa cristiana, donde los ideales fascistas reverdecen estos días(Bélgica, Austria, Italia...).
Y todo esto ocurre sobre todo todo gracias al embrutecimiento de masas que emana de los media, de las mediamentiras, sumado ello a la escasez de espíritu crítico-constructivo, el pasotismo, el individualismo extremo que cultiva el discurso imperante del capitalismo extremo, por no hablar de lo injusto de la Ley D´Hont o la Ley de partidos, aquí en nuestra península. Se que parece un punto de vista elitista, y quizá lo sea, no te digo que no. Pero no es porque me considere en una verdad absoluta, no tiene nada que ver. Vivimos una pantomima democrática, especialmente en España, pero en general, en todo el "mundo libre". Recreamos la caricatura de un ideal del que estamos muy lejos, de la auténtica Democracia que debería velar por la igualdad y la felicidad de cada ser humano, algo de lo que nos alejamos cada día. Gracias sobre todo a los millones de votantes que consagran el bipartidismo que tan buenos resultados nos está dando, aquí y en todas partes. Democracia es alternativa, y el bipartidismo ha consagrado una alternancia, algo muy distinto. Y miro a mi alrededor, analizo esta crisis, sus causas, consecuencias, y como están reaccionando los causantes y los sufridores de la misma, y llego a la conclusión de que la estupidez es la fase superior del capitalismo. Sólo hay que encender la TV, escuchar una tertulia radiofónica o abrir un diario para entender lo que digo.
Te recomiendo "Allegro Ma non Troppo", de C.M. Cipolla. En ese discurso me muevo, más o menos.
Saludos a todo el mundo!

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rafa dijo...

Hola Io! No pretendía hacer un debate aquí sobre la naturaleza de nuestra democracia, lo siento. Tan sólo aclarar porqué empleo calificativos que parecen despectivos, pero que para mí son descriptivos de la realidad circundante. ¿Acaso con inteligencia y honestidad estarían nuestras sociedades donde están?
El debate de esta entrada de Sonia,en todo caso, reside en lo que cada uno considere "terrorismo". Para mí está claro que el trío (cuatro con el anfitrión, Barroso) de las Azores son terroristas y criminales de guerra. Para hilar con lo que decía sobre la estupidez de masas y la falta de honestidad y coherencia en el discurso, basta con saber que la Plataforma Juicio a Aznar está respaldada por 22.000 firmas, y las movilizaciones "históricas" contra la segunda guerra de Irak sacaron a la calle a millones de personas. La coherencia y la sed de justicia no son, lamentablemente para todos, un anhelo de masas, sino un deber moral para una minoría. Así, el deseo de muchos de no masacrar civiles irakíes y robar su crudo es convertido en un argumento más para movilizar la estúpidez en favor de una causa y ganar unas elecciones. Ejemplos de estos hay unos cuantos, como aquellos que desfilaron por Madrid para que el gobierno no "malvendiese" Navarra a "los vascos". Por ejemplo. La estupidez política ahogó el proceso de paz de Euskadi. ¿O no?¿fue la inteligencia?

sonia dijo...

Así es Rafa, se puede ser terrorista o se puede hacer sentir ser terrorista sin serlo.
Ser terrorista es ser radical, extremista y otros calificativos que antes eran símiles a ser revolucionarios.Ahora se ha juntado todo en una amalgama extraña, en donde nada queda ya para poder salvar y reivindicar como acción de cambio radical.
Se ha rebajado todo d equé manera, tener papeletas de D·M en estas elecciones era motivo de detención y de apología de terrorismo.Quizá un Juez avezado al leer el post de este blog, pudiera hasta inculparme de apoyo al terrorismo, al sentirme ya terrorista.
Creo que hoy por hoy, desgraciadamente casi una de las pocas reivindicaciones que quedan es la de reivindicar el ser terroristas para que de esa manera, se entre en JUicio por una vez, y se demuestre la falta de cordura en estos tiempos, donde se puede matar a más de 1000 niños y mujeres inocentes en Gaza y se sigue siendo demócrata y por contra ser terrorista es estar al lado de esas víctimas, defendiendo su derecho a la vida.
Es así la vida ahora.
Una sinrazón, una amoral total .
Nunca la verdad fue tan necesaria y nunca la verdad fue tan ausente de nuestra cotidianidad.
La revolución si es que es necesario hacerla presente, sera una revolución de la moral y de la verdad moral.
Un abrazo

Rafa dijo...

No dudes que esa es la revolución pendiente, necesitamos una desintoxicación de esta cultura pseudodemocrática y de sus mentiras y falsas ilusiones de "progreso" y Libertad. Necesitamos ese Hombre Nuevo que predicaba el guerrillero loco, que nos saque de una mentalidad mercantil, patriarcal y autoritaria en la que chapoteamos, en la que la desigualdad es la norma y no la excepción. Y sí, esta sociedad tiene una concepción muy bienpensante del concepto "terrorismo" que provoca que los que no remamos en la dirección "correcta" seamos muchas veces etiquetados de "amigos de los terroristas", como poco.
Un abrazo!

Rafa dijo...

No dudes que esa es la revolución pendiente, necesitamos una desintoxicación de esta cultura pseudodemocrática y de sus mentiras y falsas ilusiones de "progreso" y Libertad. Necesitamos ese Hombre Nuevo que predicaba el guerrillero loco, que nos saque de una mentalidad mercantil, patriarcal y autoritaria en la que chapoteamos, en la que la desigualdad es la norma y no la excepción. Y sí, esta sociedad tiene una concepción muy bienpensante del concepto "terrorismo" que provoca que los que no remamos en la dirección "correcta" seamos muchas veces etiquetados de "amigos de los terroristas", como poco.
Un abrazo!

Rafa dijo...

Blogspot está enloquecido!!! Te juro que sólo mandé una vez el post!! :)

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Rafa dijo...

Eso que planteas Io, es muy estimulante. Pero no es sólo la Ciencia, sino el Conocimiento en su sentido amplio (incluyendo las ciencias sociales, la filosofía y las letras en general), junto con el sentimiento y la voluntad, los que ofrecen a nuestra especie el potencial de cambio. ¿Qué ocurre entonces?¿por qué muere tanta gente de enfermedades fáciles de combatir o de desnutrición? Una parte de las sociedades se opone a los avances en tanto que pierde cuotas de poder. Ahí entramos en cuestiones sociales, y por tanto políticas y económicas. La ciencia hace tiempo que nos ha dado herramientas para evitar males que ya deberían haber desaparecido. Un insultante y reciente ejemplo de voluntad y sentimiento es el espectáculo del "salvamento" del sistema financiero (sí, del mismo que ha "financiado" la actual crisis"). Ya se han invertido más de 27 veces los dineros necesarios para acabar con el hambre planetaria. Cuestión de prioridades, supongo. Ese diálogo que planteas entre partes que se entiendan para forjar cambios de larga duración, sencillamente no existe porque las castas en el poder no tienen nada que decirnos, salvo nuestras obligaciones, que se resumen fundamentalmente en no hacer preguntas, seguir consumiendo y no cuestionarse el orden establecido. No podemos ignorar el factor humano Io, no podemos seguir mirando para otro lado o pensar que otro Fleming nos sacará las castañas del fuego. Debemos ser nosotros mismos, porque nadie lo hará por nosotros. De los que están arriba dependerá que los cambios venideros sean pacíficos o violentos, de su capacidad para ese idílico diálogo tan escaso en la Historia, ya que cada parcela de Libertad ha costado, demasiadas veces, sangre humana. Ojea cualquier libro de Historia social y verás a lo que me refiero. Es la condición humana, somos un mono muy cabrón. ;)
Saludos y buen fin de semana a tutti!

Rafa dijo...

Dios, soy un puto coñazo, perdón por la extensión, no tengo medida...

Contribuyentes