miércoles, 17 de diciembre de 2008


Elijo los funerales para despedirme en las relaciones.
No importa que conozca o no al difunto o difunta.

Dejo una nota a mi futura ex-pareja:" En el tercer banco de la derecha. Al lado de la imagen de San José. Funeral de Doña Raimunda Torres Rincón".
En el momento de la homilía me acerco y les digo:" Oye, que lo dejo. Se acabó".
De pronto un portazo de Iglesia, y un suspiro de alivio.

Antes elegía los Bautizos y Bodas , Comuniones, pero era horrible decir esto oyendo:" Elena toma bombón, Elena, bombón..toma Elena" y canciones parecidas.
Me solían decir: "No te creo, anda..ven a bailar"

Nada como los funerales para despedirse.

7 comentarios:

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sonia dijo...

Una vez fui a un funeral,y el muerto se levantó.
Era un encargado cogorza que se metió en la caja.
Acabamos en el Hospital, porque a la viuda le dió un síncope morrocotudo.
Ese día hasta creí en la resurrección, luego vi que era sólo el efecto de Chateau Margeaux.
Un vino divino por cierto.

Si te invitara a un funeral Io, a una Boda o Bautizo..ándate con ojo ;-)

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
javi dijo...

Funerales ?? mucho cumploymiento, no cumplimiento.
Conclusión: la despedida es mentira.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Contribuyentes