martes, 17 de febrero de 2009



No sé cómo un día llego a mí la idea de ser pobre o rico. Ni como sentí el primer dia desprecio y vergüenza por no ser rica, burguesa, adinerada. En el Colegio veía las diferencias que se hacían a las niñas, aquellas que entregaban grandes ramos de flores el mes de Mayo eran después gratificadas con adjetivos y bandas de colores, o aquellas que llevaban velos más finos que el resto en las misas eran también regaladas con gestos y miradas de distición. Sentía una profunda vergüenza y desprecio por aquellas diferencias.
Una profunda vergüenza por mi misma.
Sigo sintiendo despreciable y algo cómico, las miradas de los burgueses y burguesas en plena exhibición de coche, abrigo de visón .
Todos levantan la barbilla, y elevan los párpados dejando solo la mitad del iris al descubierto.
Y siento un tremendo desprecio, por los iris a mitad, los párpados y las barbillas.
Y doy un beso en la mejilla a una niña pequeña avergozada por nada; a una pequeña sensible con agujeros en los calcetines.

3 comentarios:

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
kanif dijo...

Yo supe que era pobre, hace unos años, cuando no me llegaba para la factura de la luz...

Rafa dijo...

Los burgueses más cultos e industriosos del planeta, los alemanes, trajeron, con financiación y votos, una pesadilla llamada nacionalsocialismo. Y los "emprendedores" burgueses norteamericanos (Ford, Bush (Prescott, el entrañable abuelo de W) no tuvieron ningún empacho en fabricar los transportes que extendieron a las hordas hitlerianas por toda Europa, aún comenzada la guerra. El negosi es el negosi, neng. Y casi desde el día siguiente de su revolución y hasta hoy, una parte influyente de los burgueses franceses reniegan de la herencia de SU propia Revolución. Y no nos engañemos, una mayoría burguesa aspiraba a un "quítate tú pa ponerme yo".
Así que pongamos al burgués en su sitio. Y también al obrero, ojo, también al obrero irresponsable, abducido por el discurso de la "clase media", que se pierde por momentos ahorita mismo como lágrimas en la lluvia (que diría aquel inolvidable Nexus de ascendencia holandesa), por el sumidero del cierre del grifo financiero-hipotecario. Pero esa es otra historia, aquí hablamos de los burgueses y sus trazas patéticas, ridículas si me apuras (y si no, también).
Y sí Sonia, la pose burguesa sigue existiendo, pero no se enteran de que tan sólo les queda seguir sacando brillo al Titanic. Su mundo, para bien o para mal, se agota... Ello sólos lo agotan, y nos han agotado a todos con ellos. Y algunos empezamos a pensar que esa soberbia no puede quedar impune. Pueden seguir huyendo hacia adelante, pero nada de lo que prentenden dejar atrás está cambiando. 2009 va a ser un año apasionante para los que creemos en la urgencia de un mundo diferente, necesario y urgente.
Amén.

Contribuyentes