viernes, 10 de octubre de 2008


-" Oiga , mire , póngase más a la derecha para que le fusile bien, sí ahí ahí"

-" Así??"

-" Sí, ahí..pero sonría un poco a ver, espere, espere...eso.. sí..sí, así"

-" ¿¿ Un poco más???, ¿¿ sonrío bien??..o es forzado..mire que no me gustaría que me fusilen con esas sonrisas forzadas que aparecen en los periódicos..."

-" No, no..así,así muy bien, quieto, quieto....Preparados, dispa.."

-" Un momento, un momento, que no he dicho nada de mi última voluntad"

-" No?? hombre!! !cómo se nos ha pasado tamaña insensatez inhumana!!"

-" Eso, eso..exactamente: insesatez! !qué bien habla usted señor fusilador, qué bien habla!"

-" Diga, diga ¿qué desea?!"

-" Deseo, si se puede escuchar a Shubert, " La trucha "... ¿se puede?"

-" Shubert?? Shubert????¿¿¿quién es un jugador de futbol??"

-" No, era un músico"

-" Uy!! !qué pena..no tenemos enchufes aquí!!...mire, sea amable yo le canto :" mi carro " mientras le fusilo, ¿le va?"

-" Buenooo, fusileme usted con "mi carro" aunque le aseguro que no es lo mismo pero... como quiera, que veo que tienen prisa".

-" Preparados, apuntennnnn !!Fuegooo!!"

4 comentarios:

kanif dijo...

¡Soniaaa! Ve a Radio Euskadiiii! ¡Que hay sarao!!!

javi dijo...

La verdad que el tema es para llorar, recuerdos, pero me has hecho reir.
Muy bueno.
Ni Gila hubiese mejorado.

Io dijo...

Querida Sonia, te apuntaste al sarcasmo para hacer un cuadro esperpéntico sobre la docilidad con que demasiadas personas aceptan no importa qué. O por lo menos, lo veo yo así.
Es ingenioso tu escrito; normal en ti, ya sé.
Lo encuentro tan grotesco...y sin embargo tienes razón. ¿Cómo es posible que tantas personas acepten hasta con una sonrisa el maltrato a que se ven sometidas?
¿Por qué lo que a otros nos hace hervir la sangre,siendo meros espectadores, no mueve ni un milímetro a los propios protagonistas?

Da que pensar pero no tengo una explicación convincente para todo ello. Y me gustaría entenderlo, me gustaría.

sonia dijo...

Sí, es un gran esperpento.
Hasta que punto somos aveces coolaboradores de las mayores injusticias que nos llega a matar poco a poco, en múltiples muertes diarias.
Pequeños fusilamientos,que no derraman sangre, pero que nos van haciendo "entrar por los aros" acomodándonos, y encima sonreímos.

Un beso Io

Contribuyentes