viernes, 9 de enero de 2009



En el hospital Al-Shifa se nace y se muere con la misma intensidad, con la misma pluralidad.
La vida y la muerte estan aceleradas.
Como el tambor de las metralletas.
El motor de los aviones que desde el cielo invaden de propaganda en forma de octavillas o de misiles las casas, pequeños talleres.
Con la misma revolución que los óvulos y los espermatozoides.
Gaza.
Al Shifa.

1 comentario:

kanif dijo...

Y no olvidemos que puede que uno de esos niños traiga la solución para la situación actual o para cualquier problema presente o futuro.

La vida es más fuerte que la muerte.

Contribuyentes