miércoles, 28 de enero de 2009



Fuí a vengarme del MIR. La última vez que me había presentado, hacía ya 20 años, tuve el número 2.120, había 1.912 plazas, me quedé fuera.
Eran los tiempos en formábamos la llamada "bolsa histórica" (25.000 médicos en toda España), que no teníamos otra opción que presentarnos para hacer una especialidad.
No lo saqué, era ya mi tercera vez presentándome y después de ello, marché a Francia.
Fuí el Sábado 24 de Enero, a vengarme del MIR. No estudié nada, y aprovechamos un grupo de veteranos para ir como si se va a un funeral de un primo lejano , que al final resulta que nunca fue ni tan siquiera primo, por esa manía de las madres para hacernos creer que todas sus amigas eran tías carnales.
Ví a compañeras de 24 años, tan nerviosas ante su primer MIR, como yo lo había estado hacía tantos años...risas de cara cortada, temblando sus manos, llorando, repasando los últimos esquemas, resúmenes...soplos, recuerdos de diagnósticos diferenciales, test de otorrinos, haplotipos, reglas nemotécnicas..
Las miraba de reojo con cariño y desdén, apuro y ternura.
No perdía nada, iba a pasar un rato, hacer unas risas y marchar.
Iba a vengarme del MIR .
Pensé en un momento la vergüenza de quedarme la última, de llegar a tener tantos puntos negativos que se anularan las respuestas correctas..
Bueno si eso pasaba...sería hasta encajable, por mi Pepito Grillo, no había preparado nada.
5 horas de exámen, 250 preguntas..10 de reserva, como siempre.
Cual ha sido mi sorpresa que al mirar las estimaciones provisonales, entro para obtener plaza.
Y ahora empieza lo peor.
Es el MIR el que se vuelve a reir de mí.

Me recordaba a esos viejos amantes con los que todo se termina, para siempre , para:" nunca jamás".... y un día, vuelven del pasado para invitarnos a un casto café, y toda la historia vuelve a revivirse, vuelve a dolernos.

Fui a vengarme del MIR, a demostrarle que no le tenía ya miedo, que era capaz de ir y contestar sin preparar nada absolutamente, y no movérseme ni un solo cabello.
Fuí a vengarme.

Ahora estoy muerta de miedo por no poder dejar de ilusionarme : volver a enamorarme y sufrir por esta oposición indebida ; sufrir por un hombre, de esos de Tango que tienen la navaja en el zapato , y aprovechan para en un descuido, rajarte el corazón de arriba a abajo quedándose sonriendo ( como pidiendo las gracias) preguntándote al mismo tiempo si adivinas que arteria coronaria te desangra : a) la coronaria ascendente ; b) la circunfleja ; c) la coronaria posterior ; d) la comunicante posterior o e) ninguna de ellas.

Sí, se quedan sonriendo, los muy pazguatos de ellos .

6 comentarios:

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
sonia dijo...

Creo que no has entedido bien Io.
Este exámen de MIR, no tengo que preparar nada lo que hice el sabádo es lo que es y allá penas!.
Nunca me quedé a estudiar por la noche, me levantaba a las 4 ó 5 y estudiaba.
Me ha dado una mezcla de sentimientos contradictorios porque fui sin preparar nada, encontrarme con unos amigos, y reirnos de todo yendo como el que va de camping..pero lo malo ha resultado que de nuevo estoy iluisonada.POr eso comparaba con esos primeros y segundos novios que se tienen y una decide un día:"Nunca más!"
No depende de mí, depende del número y exámen que saquen los demás.
En las relaciones, no, depende de mí, ahí te doy la razón.

Un saludo.

M i K e L dijo...

Jo... y esos pipiolos/as han estado un par de años respondiendo abstrusas cuestiones sobre patologías dignas de House, y va nuestra Sonia, y sin despeinarse saca el MIR!!! La experiencia es un grado, majita, y ahora lo que queremos es que te pongas en el lugar de Inclán que a ese con cara de galán lo tenemos muy visto.
Zorionak!

sonia dijo...

Muchas gracias MIkel, como saque algo en claro hacemos quedada ,invito a agua de bilbao ;-)
Gracias, que sé que lo dices de corazón.
Besos

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Contribuyentes