jueves, 27 de noviembre de 2008


La fuerza de voluntad es un factor que se me escapa.Generalmente el placer se refuerza por un potenmte circuito cerebral a si mismo.La fuerza de voluntad, es contrariamente un fenómeno que produce disconfort: dejar de fumar, no comer aquello que produce placer, no hacer aquello que nos reporta gusto.
La " contrainte" el obstáculo, el manejo de la contrariedad.
El: No; el decir: No al deseo, al placer todo el tiempo .
Y por tanto existe en nosotros, esa fuerza de voluntad, como un natural elemento unido a un frágil hilo que amenaza en romperse a cada instante, en mil pedazos, por las tijeras del poderoso instinto placentero.

Un pulso entre neurotransmisores a los que tenemos que jugar de continuo.

Y yo animando a la fuerza de voluntad encarecidamente a que apriete y soportando las victorias del deseo, al que debo dejar ganar de vez en cuando.

Y de pronto, el tiempo se detiene.
Están equilibrados.
Ni un ala de mariposa se mueve.

1 comentario:

Io dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Contribuyentes