domingo, 24 de agosto de 2008


" En Lend dejaron cesante a un cartero, que durante años no repartió todas las cartas de las que sospechaba noticias tristes ni, como es natural, todas las esquelas que recibía, sino que las quemaba en su casa. Finalmente, el Correo, hizo que lo internaran en el manicomio de Scherrnberg, donde, con uniforme de cartero, va de un lado a otro repartiendo continuamente cartas, que echa en un buzón colocado expresamente para ello por la administración del manicomio en uno de los muros del manicomio, y que están dirigidas a los demás pacientes. Inmediatamente después de ser internado en el manicomio de SCerrnberg, el cartero pidió su uniforme de cartero, según se dice, para no tener que volverse loco

Thomas Bernhard
"El imitador de voces"

6 comentarios:

Io dijo...

Hola Sonia G.
Ya regresé del cine, pasé un rato agradable.

Leo esta entrada tuya de ahora,"El imitador de voces", pienso en el post que dejé en uno de esos blogs que también visitas...y nada, veo que no te decides.

I´m sorry. No sé imitar otras voces para decírtelo de nuevo.

Que tengas una noche apacible y puedas dormir de un tirón. Has de cuidarte también, amiga mía. Y eso incluye el dormir lo suficiente, ¿no?

PD.-
He estado tentado de poner mi nombre nombre ;-)

Leí con atención tus explicaciones sobre vuestra profesión.Gracias.

Io dijo...

Para hacer una vida higiénica que beneficie a la salud hay que tener una salud a prueba de bomba

Enrique Jardiel Poncela

A que te suena de algo...

Sí, sí, es que sigo leyéndote entradas del año pasado y así, de paso, hago tiempo por ver si abandonas el "no-mail, never-mail"
aunque ya empieza a crecerme la barba de esperar.

Seguiré leyéndote un rato

Io dijo...

Ayer debió de ser el último día de la Semana Grande de Bilbao, ¿no?

Ojalá que salieras y te lo pasaras bien. ¡No todo va a ser estar frente a la pantalla, ni que sea para responder posts o para inventarte historias divertidas o hacerte terapia sentimental!

Vine a ver, todo sigue igual aquí.
Alguien si acogió la idea del correo electrónico,allí.

Para qué ocultarlo, puse el e-mail para ti más que para los demás sólo que sin decírlo de este modo. Ya te lo había dado hace tiempo allí, en una respuesta a un post tuyo.

Es una pequeña decepción que no lohayas utilizado. Una decepción de la que no te culpo, sólo es que pude demasiadas expectativas en que llegaría un correo tuyo. Está bien, no pasa nada.

Hoy será un día duro de actividad para mí. Quiero dejar resueltas varias cosas antes de marchar mañana a la montaña.

Me perderé tu creatividad durante unos días.

Que tengas una buena semana, Sonia G.

el jukebox dijo...

Gran libro y gran autor. Al alcalde de Donostia se le ocurrió en una ocasión decir que San Sebastián era "la Salzburgo del sur" y la especie hizo fortuna entre algunos periodistas, que se encargaron de repetirlo una y otra vez.
Cuando leí en 'El imitador de voces' que Salzburgo era la ciudad del mundo con mayor índice de suicidio infantil lo recordé. Creo que el motivo era algo relacionado con la belleza de la ciudad, aunque no recuerdo ya muy bien.

sonia dijo...

Ese libro es tremendo, de una crudeza desgarradora.
Suicidio tras suicidio vas pasando las páginas intentando respirar, que llegue algo de aire para poder seguir.
Más de una vez lo he dejado sin poder pasar de 10 hojas, ayer lo volví a ojear...y encontré ésta.

Hay un sindrome que se llam de Sthendal, curioso, que también tiene que ver al contemplar objetos bellos, un cortejo de síntomas de ansiedad..creo.
Tuve un gran amigo que se suicidó. y muchos jefes de departamento mientras trabajé en psiquiatría, eran psiquiátras veteranos y no pudieron continuar viviendo.

Un abrazote Juke.
PS:
Thomas Bernhard me gusta mucho.

Io:
Te echaré en falta ¿cuánto tiempo vas a estar de montañero?
Espero que te lleguen mis palabras..

Musus.

el jukebox dijo...

Pues ya compartimos dos cosas: a mí también me gusta Bernhard y también un amigo mío se suicidó. En el caso del libro de comentas, puedes cogerlo y dejarlo a discreción porque son relatos cortísimos, no como otros textos suyos, en los que no hay un punto en página y media.

Creo que el portugués Antonio Lobo Antunes fue director de un psiquiátrico o algo así. A sus libros no les pillo el punto, pero hay una frase suya que leí en una entrevista que me encanta: "No hay mayor honor que estar vivo". O algo así.

Contribuyentes