miércoles, 27 de agosto de 2008


Noté que cada vez me enamoraba más rápido. De 4 meses pasó a 7 semanas y de 7 semanas, pasó a dos y de dos a 5 días.
No se paró ahí, de 5 días a 1, a un sólo día, a 45 minutos, 30 ´, 20´, 10´.....cinco minutos.
Llegó un día que me enamoré al verle.
Y lo más asombroso, de ahí pasé a enamorarme antes de conocer a alguién (digo alguién porque no sabría ni como llamarlo). Me enamoré así ni sé las veces, de alguién que ni era alguién, era un proyecto de alguién...sólo en el pensamiento.
Pero mi tragedia continuó, me empecé a enamorar en sueños. Imagenes pasaban detrás de cortinas de casas blancas, casi trasparentes y caía enamorada, despertaba, volvía a soñar y entonces aparecía una escena en que unas mujeres hablaban de alguién que habían oído hablar a alguién, ellas, en sueños en los sueños de desconocidos y aún y todo me enamoraba de aquel hombre del cual hablaban.
Soñaba que soñaba con un hombre del que me enamoraba...cada vez más rápido, y más lejano..a cada vez se me escapaba entre montañas, recuerdos, relojes de arena, nacar rugoso de caracolas...
Saltaba de pico en pico, de cima en cima..
Aquí niebla, allí rocío.. eguzki loreak.
Brujas, lamiak, cuevas, ríos...
sapo,
luna.
Luna para ti, nueva.
Amor
¿mío?.

4 comentarios:

Io dijo...

Hola Sonia G.

Me sorprendes muchas veces con esa capacidad tuya para lanzar una idea en el texto y luego voltearla, corolearla, decorarla y fantasear con ella.

Me pregunto cómo haces para encontrar esas ilustraciones tan a la justa medida de muchos de tus textos.

¡Miedo das con esa imaginación y ese manejo de la palabra, doctora! ;-))

sonia dijo...

Querido Io.

Siempre te doy miedo.
De hecho acabaré en un circo, en un cuartito empapelado de estrelas, mirándome los niños por un ojo de pez tras descorrer una cortinilla morada .
Diré unas cuantas palabras y saldrán aterrados.
!qué solas hablamos las mujeres que damos miedo!;-)

PS:¿ dónde estás?

Io dijo...

Esto de internet no es muy flexible para comunicarse.

Pensé que lo de dar miedo seguido de un guiño podía ser interpretado como una de esas afimaciones que uno hace mientras su rostro y sus gestos la desmienten de raiz.

Ahora reviso mi correo. Hace unos días que no podía hacerlo.

sonia dijo...

!qué es una broma!
besos-

Contribuyentes