sábado, 30 de agosto de 2008





Es todo un arte de esquisita elegancia la mendicidad.
Conocí a un mendigo que escogía la hora de pedir limosna justo a la mediodía en el centro de una plaza con reflejos irisados en las baldosas por una fuente que estaba en el centro de la plaza, donde una estatuilla de una mujer sosteniendo una jarra estrecha que disparaba agua hiriendo a las palomas, como una escoba de palma.

El Mendigo llegaba a las doce del mediodía ,hora solar, y en ese momento, en ese preciso momento sacaba su ojo de cristal de la órbita marciana y poniéndolo en la palma de su mano lo giraba ayudado por sus dedos sucios y renegridos, haciendo sombras violetas, que cabalgaban sobre las ondas reflejadas de la fuente en las baldosas.

Tener la mancha justa, ni más ni menos, de un espeso color gris marengo, la mancha justa en la bocamanga.
Tener el flequillo empastado, justo en mitad de la frente, como trazado por un cartabón, en la mitad .
El sarro de los incisivos.
El tumor de parotida, la costra de la herida de un profundo granate.
El olor a despensa de manzanas baratas..el desgaste de los tacones por el lado izquierdo... Las uñas lo suficientemente sucias sin llegar a ser repugnantes..pero lo suficientemente negras como para dejar la moneda y no esperar un apretón de manos .
Es un arte de exquisita elegancia la mendicidad.
De una belleza rara ...justo en el límite de la repulsión sin nunca sobrepasarla.

En cambio...
Las señoras que se dan cita para jugar a las tardes , a las seis hora solar, a la Canasta en el Hotel Ercilla...provocan la naúsea.
Al aproximarse a ellas , gran conflicto violento de intereses y fragancias con las que se humedecen y decoran el cogote.

La violencia de la burguesía.

1 comentario:

kanif dijo...

Yo creo que ya lo conté en un apunte de mi blog, pero la ilusión de mi vida es ser mendigo una temporada... o si me gusta para siempre. Sé que es un poco mezquino, desde mi posición, pero me atrae irresistiblemente. Para mí, entiéndaseme con mente abierta, es una de las mayores formas de libertad.

Contribuyentes