viernes, 19 de septiembre de 2008


Desperté con un hilo de pesca atado al dedo, al lado un pez resbaladizo, me miraba fijamente a los ojos.

Desperté con un ratón que se comió al pez...un ratón con nombre Propio:Pérez su apellido Pelaez, me torcía el bigotillo y se limpiaba sus patas una y otra vez sobre mis muslos.

Desperté junto a un gato, se comió al ratón que se comió al pez..me ronroneaba cerca del pecho, me maullaba a la luz de la luna...era pura poesía..pero !qué mal olía aquel paté de canard aux fines herbes!

Desperté junto a un mendigo que estaba entre cartones..olía a vino, vómitos, pies..tiña, y rosas, muchas rosas que había robado del jardín prohibido...bendito mendigo que olía a lecho de rosas.

Desperté junto a un cura, un abogado, un payaso de circo, un escritor, un intelectual, un musulmán converso, un director de banco, un psiquiatra, un galeno, un dibujante, un titiritero, un preso peligroso, un Don JUan y un torero.

Me quede dormida, para siempre...me pinché el dedo.

Desperté sin darme cuenta, junto a un hombre ajeno, un hombre que no es mío, que no es de él, que se perdió..desperté ligera..extendí la mano , desapareció..era un sueño..y pensé si fue todos ellos.. y gato, ratón y pez..cordel y nada.

2 comentarios:

kanif dijo...

¡Ay mi Sonia! Estás ahí ahora! Acabo de venir del Kursaal Donostiarra, de la zona del Festi.
Las únicas estrellas las del cielo. Donostia está preciosa. Dan ganas de llorar.

sonia dijo...

!Ay mi Kanif! disfrútalo por mí..que lágrimas más dulces, seguro que sabrán a helado con ruidos de fuegos de fondo.
Un besazo Kanifero.

Contribuyentes