lunes, 15 de septiembre de 2008


El Hombre que dice : NO
¿por qué nadie le dice?: NO

El Hombre que dice :Sí
¿por qué nadie le responde?:Sí

La estela, de un nuevo amor.

La mujer que canta: No
¿por qué nadie le responde :NO

La mujer que canta: Sí
¿Por qué nadie le responde? :sí

La tristeza de un amor que pasó.

El hombre que pregunta,
la mujer que duda

Una estela que aparece,
la mañana de un nuevo amor.

1 comentario:

Io dijo...

Y ahora a esperar la continuación del relato porque a la mañana de un nuevo amor le seguirá el mediodía de un nuevo amor, ¿no Sonia G.?

Y al mediodía le seguirá la tarde. Y a la tarde el crepúsculo, que puede aportar una belleza increible cuando los tonos rojizos incendian las nubes en el horizonte. Y al atardecer le seguirá la noche, con Luna o sin ella. Y sonará la canción de Sabina:
"...y nos dieron la una, y las dos y las tres; las cuatro, las cinco y las seis. Y al amanecer nos encontró la Luna..."

No sé si es fiel reflejo de su letra pero si ese amor nuevo sigue y sigue, ganará en sabor, en dulcura y en cuerpo, como los buenos vinos de Burdeos, de la Rivera del Duero, de Navarra, de Rioja, del Penedés, de Chile o de California.

Y será una historia magnífica que te pedirán que repitas: ¡Otra vez, por favor! ¡Otra vez Sonia, vuelve a empezar con esa historia de amor!

Pero ahora nos has de ofrecer el capítulo dos, me parece a mí ;-)

Saludos.

Contribuyentes